4 pasos para empezar bien el curso

Se acerca el comienza de un nuevo curso y nunca está de más recibir algunos consejos para que el año académico empiece de la mejor forma posible, sobre todo si tienes dificultades para concentrarte a la hora de hincar los codos. Es habitual caer en la tentación de iniciar las clases relajadamente y ponerse las pilas a medida que se acerquen las primeras evaluaciones. No cometas ese error y lee con atención:

ASISTENCIA A CLASE

Parece obvio, pero no lo es tanto. No resulta raro encontrarse estudiantes que comienzan los cursos un par de semanas más tarde que el resto o que, simplemente, deciden no asistir a las asignaturas que no les interesan o que consideran sencillas.

Sin embargo, durante los primeros días se explican los métodos de evaluación y las dinámicas diarias en clase. Además, es el mejor momento para conocer a tus compañeros, ya que es cuando comienzan a formarse los grupos de trabajo. A lo largo del curso, por mucho que no te interese la materia o la consideres fácil, debes recordar que la escucha ayuda el aprendizaje.

BUENOS HÁBITOS

Es muy importante conseguir acostumbrarse a llevar una vida sana y ordenada. Establecer una rutina del sueño para acostarse sistemáticamente a una hora prudencial y dormir alrededor de 8 horas diarias es vital para poder funcionar correctamente al día siguiente.

Del mismo modo, es imprescindible tener capacidad para organizarse y asignar unas horas determinadas al estudio. Escoge un sitio tranquilo, luminoso y cómodo para estudiar. Un espacio en el que te resulte más sencillo concentrarte. Si tienes que ir a la biblioteca, no lo dudes. Puede costar adquirir unos buenos hábitos, pero a la larga siempre lo agradecerás. Si se cumplen estos horarios disciplinadamente siempre dispondrás de tus momentos para realizar ejercicio físico y dejar tiempo para el ocio, que es igual de importante que tus obligaciones.

UTILIZA TÉCNICAS DE APRENDIZAJE

¿Quién no ha invertido muchas horas en frente de sus apuntes sin conseguir fijar nada? Hay algunos estudiantes a los que les cuesta más que a otros estudiar. No obstante, hay una solución: las técnicas de aprendizaje. Desde resúmenes hasta repetición constante, pasando por esquemas, estas técnicas llevan toda la vida facilitando la existencia de los estudiantes. Cada uno debe descubrir cuál es la técnica que mejor le funciona.

Por otra parte, preguntar siempre ayuda. Intenta documentarte por tu cuenta con los apuntes o a través de Internet, pero si no encuentras respuestas, pregunta a tu profesor o asiste a sus tutorías, demostrarás interés por su asignatura.

OBJETIVOS Y MOTIVACIÓN

Márcate objetivos y recuerda por qué estás estudiando. La motivación siempre aumenta cuando tenemos un objetivo concreto que alcanzar. Plantéate objetivos a corto y medio plazo durante el curso y a la hora de estudiar. ¿Hasta qué página quieres llegar esta tarde? ¿A qué nota aspiras en una asignatura determinada?

A medida que vayas consiguiendo estos objetivos, verás que tu buena actitud se ve recompensada y aumenta tu autoestima. Esto facilita que sigas centrándote en tus objetivos, llegando a entrar en un bucle positivo. Eso sí, recuerda que si has tomado la decisión de estudiar es porque quieres a llegar trabajar en el futuro en un sector determinado. Recuerda cuáles fueron los motivos que te llevaron a tomar esa decisión.

 

Desde Centro de Estudios Mikeldi esperamos que puedas empezar el curso de la mejor manera y que logres todos los objetivos que te plantees en nuestros cursos de FP dual. ¡Ánimo, y recuerda, la buena suerte es para quién la persigue!

Leave a comment