5 consejos para concentrarte estudiando

Es muy posible que hayas sentido pereza o incluso angustia antes de comenzar a estudiar. Seguro que alguna vez has estado una tarde entera sabiendo que tienes que hacerlo, pero sin llegar a sentarte en la mesa.

Hay muchas personas con la suerte de poder estudiar en cualquier lugar, con cualquier ruido o distracción alrededor, mientras que otros se desconcentran a la mínima o les cuesta un mundo sentarse en frente de sus apuntes. Seas el tipo de estudiante que seas, aquí te daremos cinco consejos para que logres estudiar mejor, aunque está claro que serán de mayor utilidad para ti si eres de los que tienen más dificultades.

 

Di adiós a las distracciones

El tiempo que se dedica al estudio debe ser únicamente empleado en este. Para ello, lo más conveniente es eliminar distracciones de tu entorno cuando te dediques a esta tarea.  Empezando por el móvil y las redes sociales hasta la televisión u otras personas. Lo mejor es que te aísles de cualquier elemento que te pueda evitar que te concentres al 100%. Ten en cuenta que son períodos cortos de tiempo, así que no resulta tan difícil.

 

Claridad en los apuntes

Es obvio que cuanto más limpios y claros sean tus apuntes, más fácil te resultará estudiar. Pásalos a limpio, subráyalos, haz resúmenes o esquemas con colores que resalten los conceptos claves. Todo ello suma para fijar en tu cabeza lo que quieras aprender. Siempre teniendo en cuenta el ciclo formativo que estudies, que hará variar la forma de preparar tus apuntes.

Además, no solo facilita el estudio, sino que hace más ameno los repasos en las horas previas al examen.

Estudiante sonriente

Horario de estudio

La disciplina es imprescindible. En este aspecto, llevar un horario a rajatabla que no te permita utilizar la coletilla de “en media hora me pongo” te facilitará mucho el estudio. Cada estudiante se concentra mejor en un momento diferente del día. Ya sea a la mañana, a la tarde o de madrugada, escoge el momento en el que mejor rindas y fíjalo como tu horario de estudio particular.

Por otra parte, el concepto de horario de estudio no hace referente únicamente a los momentos del día en los que vas a estudiar. Es imprescindible planificar con antelación la preparación de tus exámenes. Habrá asignaturas para las que necesites unos días de estudio para prepararlas mientras que otros requerirán semanas. Analiza correctamente cada uno de ellas y planifica en consecuencia.

 

Descansos

Nadie ha dicho que sean necesarios los maratones de 8 horas seguidas estudiando. El descanso es esencial para que tu cerebro siga siendo productivo. Tómate tu tiempo de reposo cada dos horas, incluso cada hora si lo necesitas. Al igual que te marcas un horario de estudio, organiza tus descansos y utilízalos para estirar las piernas, comer algo o preparar café si lo necesitas.

Diez minutos son suficientes para que tu mente se oxigene y puedas volver al estudio con la productividad necesaria.

 

Motivación

Estudia por objetivos. Es lo más motivante para este tipo de tareas. Márcate un objetivo por día y por hora y trabaja con recompensas. Por ejemplo, estudia un tema determinado o llega a una página concreta y después tómate un descanso de 10 minutos.

Además, pensar en el motivo por el que estés estudiando es la mayor motivación para hacerlo. Recuerda a donde quieres llegar, qué quieres ser el resto de tu vida y las ganas de estudiar vendrán solas.

 

Ahora llega el momento de ponerlo en práctica. Matricúlate en cualquiera de nuestras FP duales y comienza a estudiar como siempre has querido. ¡Disponemos de una amplia oferta en ciclos formativos! Desde Administración y Finanzas hasta Sistemas Microinformáticos y Redes, pasando por Comercio InternacionalGestión de Ventas y Espacios Comerciales o incluso TAFAD, entre otros.

Leave a comment