Cómo relajarte antes de un examen

Respira hondo, ¡lo vas a hacer genial! Es un consejo que seguro te lo han dado antes de afrontar un examen, prueba o presentación importante. Son situaciones que nos generan estrés, ansiedad o nervios que repercuten negativamente sobre nuestra capacidad intelectual, disminuyendo nuestro rendimiento ante este tipo de pruebas exigentes. En este post te vamos a enseñar técnicas de relajación que nos ayuden a reducir la ansiedad y nos permitan afrontar mejor la prueba.

Con estos 5 consejos esperamos ayudarte pero no olvides que la mejor estrategia es llevar bien estudiado el temario y haber dedicado el tiempo necesario a su preparación. Los atracones de estudio de última hora no son buenos compañeros de viaje. Estas pautas te permitirán estar más relajado y dominar mejor la situación.

Técnica de afrontamiento

Esta técnica busca realizar una representación mental de aquella la situación que nos provoca ansiedad, para trabajarla mentalmente y tratar de controlar la presión para extrapolarlo a todas las situaciones de nuestra vida que nos causen estrés.

Técnica de Ejercicios de respiración abdominal

Se trata e inspirar de forma fuerte y profunda, muy despacio, para llenar por completo los pulmones. Espira dejando salir todo el aire de tu cuerpo, metiendo el estómago y el abdomen hacia dentro. Comprobarás que a medida que aumentas las repeticiones, tu cuerpo se va relajando.

Técnica de relajación progresiva o de Jacobson

En este caso hablamos de un método de relajación consistente en tensar los músculos al máximo y mantenerlos tensados durante 5 segundos.  Posteriormente, relájalos, como mínimo, 10 segundos. Se recomienda mantener una postura erguida, sentado en una silla con la espalda recta y las piernas apoyadas en el suelo, sin doblarlas, así como poner las manos sobre los muslos.

Técnicas Relajamiento

Junto a esta técnica otro método está enfocado a los ejercicios de respiración natural. En este caso, el objetivo es que comiences a ser consciente de tu respiración y de enfócala como si fuese un óvalo que va desde tu nariz a tu ombligo. Céntrate en el sonido de la respiración y cierra los ojos. Mantener esta respiración durante 3-5 minutos nos ayudará a sentirnos más despejados y seguros.

Dormir bien

Puedes pensar que se trata de una tontería, pero irte a dormir pronto la noche antes de un examen, te ayudará a controlar mejor los nervios y a sentirte descansado, con seguridad ese día tan crucial. A esta recomendación se puede unir comer y beber adecuadamente antes del examen.

No vayas con el estómago vacío, eso te hará sentirte más nervioso y a tus neuronas les faltará glucosa. Desayuna o come bien, pero tampoco de manera copiosa. Controla el agua y la cafeína antes del examen. No conviene tomar mucho café antes de realizar un examen de varias horas.

Hacer deporte

Precisamente, el deporte es uno de los mejores aliados para rebajar el estrés y los nervios antes de un examen. Te ayuda a liberarte y desconectar de las horas de estudio, además de ayudarte a producir endorfinas. Algunas modalidades, como el yoga o el pilates, te ayudarán además a disminuir la tensión de tu espalda y a concentrarte más fácilmente.

Finalmente, cada uno tienen sus propios trucos a la hora de relajarse. Nosotros hemos tratado de darte unas pistas para que mejores estas técnicas y puedas sacar el máximo partido a tus horas de estudio previo, sin que los nervios te pasen una mala jugada.

 

¡En Centros de Estudios Mikeldi queremos que cualquier prueba que pases en nuestros cursos sea lo más llevadera posible para ti!

 

 

 

Leave a comment