5 razones por las que estudiar una FP dual

La Formación Profesional (FP) se centra en ofrecer estudios que se asemejen a la realidad que el alumno se va a encontrar en el mercado laboral, utilizando una forma de aprendizaje más práctica.

En los últimos años, este modelo se ha convertido en una tendencia entre los estudiantes y los índices de empleabilidad les dan la razón. Pero eso no es todo.

Estas son las 5 razones por las que estudiar una FP dual:

1. Tiempo

Al estudiar una FP ganas tiempo. Logras formarte en un sector determinado en solo dos años, mientras que en la universidad se necesitan un mínimo de cuatro cursos completos.

Esto se traduce en una clara ventaja competitiva respecto a los universitarios en el mercado laboral. Cuando ellos salen de las aulas recién titulados, los estudiantes de FP ya acumulan dos años de experiencia trabajando.

Teniendo en cuenta la importancia de este punto en los procesos de selección, las personas que hayan cursado una FP dual tienen muchas más posibilidades de encontrar trabajo, tal y como queda demostrado en las estadísticas de empleabilidad.

 

2. Formación práctica

Las clases de FP dual están orientadas a lo que demanda el mercado en cada momento. Se aprovecha el tiempo al máximo y no se malgastan esfuerzos en absorber conocimientos teóricos que el alumno nunca pondrá en práctica en el mundo laboral.

Es la única formación de dos años que garantiza unas prácticas en empresa y está demostrado que no hay mejor manera de aprender que trabajando.

 

3. Accesibilidad

La FP dual supone casi siempre una opción más asequible económicamente para el alumnado, facilitando así la formación profesional a miembros de familias con menos recursos.

Los requisitos para entrar no suelen ser tan exigentes como en las Universidades. Al tener una demanda menor actualmente, es difícil que un alumno se quede fuera por no tener una nota suficientemente alta.

Además, aunque la FP dual aporta unos conocimientos más que suficientes para acceder al mercado laboral, podrías completar tu expediente con un grado universitario si quisieras.

 

4. Cambio del mercado laboral y especialización

Hace unos años, terminabas una carrera y ya tenías garantizado un puesto de trabajo hasta tu jubilación, pero eso ya es agua pasada. Se estima que los milennials (nacidos entre 1981 y 1996) habrán cambiado de trabajo cuatro veces antes de cumplir 32 años., mientras que la generación Z (nacidos entre 1997 y 2011) tendrán una media de 17 trabajos en toda su vida.

Por lo tanto, resulta evidente que lo más importante es lograr meter la cabeza en el mercado laboral, algo a lo que la FP dual está enfocada.

Además, para conseguir dar ese primer paso hoy en día es imprescindible especializarse. La FP dual analiza constantemente las necesidades del mercado y crea nuevas ramas de formación en base a ello, mientras que crear una nueva carrera universitaria es un proceso más largo y complicado.

 

5. Empleabilidad

Las empresas ya no preguntan “¿cuántos títulos tienes?”, sino “¿qué sabes hacer?”. Poco a poco la titulitis está llegando a su fin y eso es un punto a favor de la FP dual. Los datos hablan por sí solos: el 88% de los alumnos de FP tienen trabajo a los seis meses de terminar sus estudios. Sin embargo, solo el 34% de los empleos en España están destinados a universitarios.

¿Te estás planteando estudiar una FP dual?

¡En Mikeldi te enseñamos todo lo que necesitas para acceder al mercado laboral!

Port Relacionados

Leave a comment